menu

Volver a hacer bien las cosas

Los estándares para nuestras fábricas

Desde el nacimiento de innocent, siempre hemos exigido a las fábricas con las que trabajamos que alcancen un cierto nivel en el desarrollo sostenible. Hoy en día, la mayoría de las marcas tienen sus propios estándares éticos y requieren que las fábricas los cumplan. Estos estándares se comparten de forma unánime, por lo que cuando trabajamos con una nueva fábrica y ya está certificada por otras compañías, no solicitamos una auditoría adicional para evitar una carga de trabajo adicional.

En cambio, elegimos utilizar la Guía del proveedor de Coca-Cola para auditar todas las plantas de nuestra cadena de suministro. Esta guía no solo es utilizable como un control externo, sino que también tiene equivalencias en los estándares AIM-PROGRESS. Esta plataforma, nos permite compartir los resultados de nuestras auditorías, con otras marcas, para reducir la carga administrativa de nuestros proveedores. Esto los motiva a resolver los problemas en lugar de volver a identificarlos.